domingo, 9 de septiembre de 2018

Moritos por La Moraña, Ávila

 Que interesantes son los pasos postnupciales en los cuales nos encontramos inmersos y vaya que lo aprovechamos y disfrutamos.
 Estos días tenemos la oportunidad de chequear algunas de las zonas húmedas dispersas por esta comarca y otras, con buenos resultados. Por ejemplo, la observación de un par de docenas de ejemplares de morito común -Plegadis falcinellus- en la laguna de San Bartolomé, Maello.
 El nivel de contacto en red, entre varios ornitólogos locales, nos permite observar como se desplazan de unos humedales a otros para satisfacer las necesidades tróficas. Las nuevas tecnologías y la incorporación de nuevas personas elevan la calidad del estudio y seguimiento de estas y otras especies.
 Cabe mencionar de nuevo la necesidad de proteger de manera más eficaz esta red de humedales y fomentar la concienciación en clave de conservación de la biodiversidad a veces efímera y sensible.
 La biodiversidad de especies constituye todo un patrimonio ambiental de todos los ciudadanos y en ese marco de referencia seguiremos demandando responsabilidad administrativa. Especies como el andarríos chico -Actitis hypoleucos- o el chorlitejo chico -Charadrius dubius-, por poner un ejemplo gráfico, no pueden por si solas. Pensemos en global y actuemos localmente.
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS ABULENSES/Imagen: V.Coello

Zaragozano, septiembre 2018


martes, 14 de agosto de 2018

Duendes del bosque

 Hay tardes en las cuales las sorpresas se acumulan y de qué manera. Mira... algo se mueve, un duende... es un corzo -Capreolus capreolus- Guauuu ...
 ... eran dos, una joven corza, preciosa y elegante, y su corcino inseparable y siempre a la zaga en todo momento. Nos quedamos inmóviles. Yllen los observaba con los prismáticos mientras yo preparaba la cámara para intentar fotografiarlos antes de que se nos despistaran entre la maleza. Unos momentos para el recuerdo que nunca olvidaremos.
 Tienen fama de ser cortos de vista pero excelentes en el olfato y oído. Creo que nos intuían y como permanecíamos inmóviles nos dieron un tiempo para poderlos observar, en silencio, pues veíamos como desplegaban sus pabellones auriculares e incluso suaves movimientos de las narinas.
 Suelen ser bastante silenciosos, tanto que nos parecía percibir la presencia de otro ejemplar. Al final nos quedamos con la duda.
 Poco a poco fueron desplazándose por la ladera entre la densa vegetación herbácea y entre encinas -Quercus rotundifolia- o pinos piñoneros o albares -Pinus pinea- de gran porte, pinos resineros o negrales -Pinus pinaster-, retamas sp, rosales silvestres -Rosa canina-, majuelos -Crataegus monogyna-, cardillos -Scolymus hispanicus- ... entre otras especies de flora arbustiva, arbórea e incluso herbácea y también, sorpresa por el hallazgo, algunos ejemplares de arce de Montpellier -Acer monspessulanum- que en su conjunto recrean, y de que manera, esta interesante vega fluvial y el sinuoso cañón excavado por el río Eresma.
 Un centenar de metros más adelante este otro ejemplar que nos llamó la atención por los ladridos que estuvo emitiendo en la parte alta de la ladera. Es un hecho la buena dispersión de este hermoso mamífero ungulado y artiodáctilo a través de las vegas de los ríos Eresma, Cega, Voltoya o Adaja, entre otros. Ríos que dan mucha vida a las extensas masas pinariegas que arropan las arenas que fueron deslizándose en las fases erosivas sobre los granitos del Sistema Central.
 Entre retamas -Retama sphaerocarpa-, majuelos -Crataegus monogyna- y cardos corredores -Eryngium campestre- entre otras especies, trataba de camuflarse ante nuestra presencia hasta que, con un bronco ladrido y varios respingones, se alejó a la vez que caía la tarde cálida, una más y especial de estos días de verano.
Anteriormente, estas flores tan sencillas como hermosas de gordolobo -verbascum oulverulentum- nos habían llamado la atención e intuitivamente comenzábamos a dejarnos llevar.
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS ABULENSES/Imagen: V.Coello

viernes, 10 de agosto de 2018

Tiempo de juveniles

 La vida continúa con cambio climático y a pesar de que otros duden de que se está produciendo y que los efectos son cada día mas alarmantes. Ajenos a ello todos estos juveniles descubren nuevos territorios como es el caso de este juvenil de avutarda ibérica -Otis tarda- ...
 ... cernícalo primilla -Falco naumanni- ...
 ... calandria -Melanocorypha calandra- ...
 ... águila imperial -Aquila adalberti- ... 
 ... avión roquero -Ptyonoprogne rupestris- ...
 ... lavandera boyera -Motacilla flava- ...
 ... verderón -Chloris chloris- ...
 ... jilguero -Carduelis carduelis- ...
 ... gorrión molinero -Passer montanus- ...
 ... pato criollo -Cairina moschata- ...
 ... alcaudón común -Lanius senator-
... y tarabilla -Saxicola torquatus-
Y los principales espacios morañegos de referencia sin protección administrativa adecuada. Algún día se podrán exigir las responsabilidades que correspondan, esperemos. Mientras tanto, la voluntariedad y el tesón abren el camino a los idiotas o estúpidos que se cuelgan medallas y viven del erario público sin ningún tipo de rubor y, de momento, no es necesario dar nombres..
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS ABULENSES/ Imagen: V.Coello

Zaragozano, agosto 2018


miércoles, 1 de agosto de 2018

Juveniles de chorlitejo chico en Maello, Ávila

 Es un auténtico placer observar como se va renovando la vida en las distintas especies de fauna, como en este caso, y de flora o en otras manifestaciones de los órdenes naturales.
 Este simpático juvenil de chorlitejo chico -Chararius dubius- es una prueba de ello al disfrutar con sus primeras correrías por el borde de la laguna.
 Este otro juvenil, con plumaje más avanzado, se mostraba más dubitativo y cauto manteniendo una distancia de seguridad apropiada.
 Y con la mirada atenta de uno de los progenitores. Es un buen dato el que se pueda constatar la cría del chorlitejo chico en La Moraña.
 Ya en marzo de este año pude fotografiar a alguno de los ejemplares adultos que recalaban en la laguna al inicio de la primavera.
 Mostraban, entonces, los juegos propios prenupciales y característicos de esta especie...
 ... aprovechando sin duda la buena temporada de lluvia y de recarga de este humedal que ya se advertía como excepcional.
 Y así ha sido, pues podemos comprobar como aún mantiene una interesante lámina de agua que proporciona todas estas vivencia y observaciones. La laguna de San Bartolomé se encuentra hacia el este del término municipal de Maello. Se la puede localizar con facilidad al encontrarse encajonada entre la nacional VI y la AP-6 en una cuña del propio municipio abulense entre las localidades segovianas de Villacastín y Labajos.
 La bisoñez del chorlitejo dejaba ver un natural comportamiento más atrevido por su cercanía.
También pude comprobar la presencia de varios ejemplares de andarríos chico -Actitis hypoleucos- todos ellos adultos y por lo tanto en paso post nupcial hacia quién sabe dónde....
 Se podían observar numerosos grupos activos de abejas libando sobre esta piedra...
 ... o sobre la vegetación acuática que va evolucionando según avanza el estío.
 Algunas manifestaciones de flora asociada a estos espacios encharcados...
 ... que se van adaptando e incluso algunas ranas verdes o común -Rana perezi-
 Seguiremos observando para poder comprobar como evolucionan estos espacios, pequeños e interesantes a la vez, en la gran llanura cerealista de las penillanuras al sur del río Duero. Espacios sin ningún tipo de protección que a lo largo del año albergan diferentes especies sedentarias o en el paso que corresponda y que dan calidad a la biodiversidad de estos parajes rurales que a su vez son paisajes naturales comunitarios y patrimoniales.
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS ABULENSES
Imagen: V.Coello

miércoles, 4 de julio de 2018

Ganga ortega en La Moraña

 Hay que fijarse bien en la imagen pues el protagonismo no es sólo esta ganga ortega (Pterocles orientalis) sino que es el juvenil del año que se encuentra justo por detrás.
 Año tras año vamos asistiendo a un declive inexorable, para algunos, de las especies de aves esteparias que no hace mucho tiempo poblaban en mayor número estos territorios naturales.
 Cualquier paisano, sea cazador o no, enseguida nos confirma lo que muchos nos tememos, si sigue así la cosa, dicen, en muy pocos años estas especies sólo se encontrarán en el recuerdo de las personas que por el paso del tiempo van teniendo más edad.
 Mientras tanto esta Administración Autonómica miope, carente de responsabilidad, perniciosa con los recursos naturales, con la flora y la fauna, incapaz de hacer un mínimo esfuerzo considerativo y errática sin pestañear lo más mínimo, va permitiendo como toda una arquitectura natural se derrumba sin más. Y la sociedad mientras tanto ¿qué opina? o ¿a qué espera?. ¿No es demasiado tarde ya?.
En esta última imagen de puede apreciar, aunque se de manera testimonial, la figura de un adulto y un juvenil de ganga ortega.
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS ABULENSES/imagen: V.Coello