viernes, 17 de junio de 2016

Los orígenes del agua que dieron vida y valor al acueducto de Segovia

En el marco de las I Jornadas de Naturaleza y Medio Ambiente, organizadas por la Asociación de Cultura y Patrimonio "La Alhóndiga" de Arévalo, el Grupo de Estudio Ambientales "Galérida Ornitólogos" de La Moraña y Tierra de Arévalo junto a otros colectivos, se encontraba esta salida de campo a los orígenes del agua que daba y da vida a Segovia y propició la construcción del gran Acueducto de Segovia. Este es uno de los relatos posibles.... 
 La captación de aguas que posteriormente se trasladaba hasta el núcleo de la ciudad de Segovia a través del enorme y reconocido acueducto era uno de los objetivos de esta salida de campo.
 Habíamos partido desde el embalse de Puente Alta para ir ascendiendo poco a poco y en algunos tramos en paralelo con el arroyo Frío o de La Acebeda.
 En las primeras horas nos fue acompañando una temperatura agradable y sobre paisaje no caben más palabras según se puede comprobar por las imágenes que se muestran. Llegábamos hasta uno de los puntos de destino: el azud de captación.
 Observamos el decantador de arenas...
 ... para eliminar las primeras impurezas y compuestos pesados del propio agua.
 Otro aspecto que llamaba la atención era la disposición de las piedras de granito, 26, que conforman la estructura básica del azud.
 Estas grapas o llantones de hierro se acompañaban con cuñas de plomo para asegurar su cometido.
 El recorrido se encuentra señalizado con estas características balizas metálicas.
 La toma o azud se encuentra a 1.255 m. de altitud y relativamente cerca de la ciudad de Segovia: 25 km. y al sur del cerro conocido como Cabeza Grande.
 Encontrábamos plantas que por estos territorios morañegos no llegan como es el caso del helecho común -Asplenium adiantum-nigrum L.-gustoso de zonas húmedas y umbrosas.
 Y otras que si podemos encontrarnos por aquí como el majuelo o espino albar -Crataegus monogyna Jacq- y menos exigente en cuantos a condiciones ambientales como la exposición, latitud o altitud, entre otros aspectos culturales.
 Ya en la población de Revenga hicimos almuerzo con breve tertulia con el perfil de la Mujer Muerta al fondo que permitía aventurar otros conceptos alrededor del viaje que nos estaba ocupando.
 Íbamos a la ciudad de Segovia y entre otros objetivos quería encontrar algunos de los ejemplares de chova piquirroja que forman la colonia allí existente.
 La chova piquirroja -Pyrrhocorax pyrrhocorax- mantiene una población interesante y en plena expansión como pudimos comprobar, en este caso en los alrededores del propio acueducto en sus primeros metros.
 Este ejemplar juvenil de chova nos miraba...
 ... y a continuación reclamaba a su progenitor quizás por el calor que ya se hacía sentir y el hambre.
 Los adultos estaban constantemente alertas sobre los vuelos de sus polluelos...
 ... inquietos por otra parte al sentirse con ganas de ir explorando nuevas piedras.
 Finalmente se reunían generando buenas algarabías sonoras que llamaban la atención y facilitaban detectar su presencia.
 Los adultos siempre vigilantes...
 ... y más relajados dejaban que continuáramos descubriendo alguno de los rincones más interesantes del acueducto segoviano.
 En la plaza Díaz Sanz disfrutamos del cambio de rumbo, de casi 90 grados, que forma esta fabulosa infraestructura antes de precipitarse hacia la plaza del Azoguejo...
 ... en este punto se inicia la doble arcada tal y como se puede apreciar en la imagen...
 ... dejando atrás el tramo inicial que progresivamente va ganando altura a lo largo de la calle Almira.
 Abajo, sobre la plaza Artillería, las grajillas -Corvus monedula- sorteaban hasta el tráfico de coches.
 La última etapa del camino era la zona de La Fuencisla desde la cual se puede tener acceso a interesantes entretenimientos, incluso visuales, como la imponente vista del Alcázar de Segovia.
 Nos acercamos hasta la iglesia de la Vera Cruz cuyo estilo arquitectónico se corresponde al empleado en el periodo de transición del románico al gótico...
 ... con planta dodecagonal y rodeada de numerosos misterios que aproximan a los caballeros Templarios a estas latitudes mesetarias.
 En la actualidad son los Caballeros de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, titulada de Rodas y titulada de Malta los encargados de su gestión religiosa.
 Antes de finalizar la jornada recorrimos parte del camino conocido como cuesta de los Hoyos tras superar la confluencia de los ríos Eresma y Clamores.
 Una familia de petirrojos europeos -Erithacus rubecula- hacía las delicias de los paseantes, sobre todo los juveniles siempre más inquietos, y nos permitía recordar el Paseo Fluvial del río Arevalillo y el taller didáctico que realizamos para aprender a diferenciar los distintos árboles presentes, entre otros aspectos, por la forma y color de sus hojas. Los chopos -Populus nigra- acompañaban el sendero y de nuevo, al salir de la foresta, la imagen de esta fortaleza emblemática de Segovia quedaba en la retina como colofón de una salida de campo en la cual disfrutamos y aprendimos mucho.
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS/imagen: V.Coello
otros enlaces de interés:
 

domingo, 8 de mayo de 2016

I Quedada de pajareros de Castilla y León en Villafáfila

 Ayer sábado participamos en la I quedada de pajareros de Castilla y León en uno de los marcos naturales más importante e interesante de esta Comunidad Castellano y Leonesa. Un lugar importante por su diversidad en cuanto a avifauna se refiere y su conservación: La reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila.
 Hasta casi 100 especies distintas pudieron observarse en esta jornada entre aves y paseriformes. la importancia de estos humedales permanece intacta y habrá que seguir presionando socialmente para garantizar una adecuada conservación.
 Entre otras observaciones me quedo con este juvenil correlimos de Temminck -Calidris temminckii- por la tarde en las lagunillas del propio centro de visitantes.
 Las vistosas avocetas -Recurviristra avosetta-.
 En estas dos imágenes, arriba y abajo, se aprecia otro correlimos de Temminck adulto y a su lado un andarríos chico -Actitis hypoleucos- que sirve para ilustrar la diferencia de tamaño existente.
 Mucha agua, muchos encharcamientos, lo cual dificulta también la localización de las numerosas especies que utilizan estos pagos, y buen ambiente en esta primera experiencia comunitaria que, sin duda, propiciará nuevos encuentros en otros lugares de interés y diversidad. Enhorabuena, para los organizadores zamoranos y gracias por hacernos más que agradable una nueva visita a Villafáfila.
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS/imagen: V.Coello

sábado, 30 de abril de 2016

Agujeta escolopácea (rareza americana) en Villafáfila

 Desde el pasado 24 de abril puede observarse este ejemplar, considerado rareza, de agujeta escolopácea -Limnodromus scolopaceus- en los alrededores de un clásico humedal de Villafáfila.
 En la zona conocida como "La Parva" en compañía de David García conseguimos, de manera testimomial, inmortalizar la imagen de esta rara ave por estos lares peninsulares.
 Como puede apreciarse en la imagen sus rasgos son característicos recordándonos a las agujas e incluso a las agachadizas.
 Cabe destacar, estos días, la gran cantidad de agua y de encharcamientos naturales que se han originado y el amplio elenco de especies de avifauna que pueden observarse. En la imagen la agujeta y una hembra de cuchara europeo -Anas clypeata- disfrutando de la tarde soleada.
 Esta especie cría en el N de América y E de Siberia y se considera divagante en Europa. Desde enero contamos con cuatro citas, esta de Villafáfila y otras tres: en la gravera de Santas Martas, León, desde principios de abril, en Racó de l´Olla, Albufera de Valencia y Carnota, A Coruña, en enero.
 En la última hora de observación asistimos a un lance de caza por parte de un halcón peregrino -Falco peregrinus- sobre una hembra de ánade friso -Anas strepera- espectacular. En esta testimonial imagen se puede apreciar como se la lleva entre sus garras...
 ... en la parte inferior derecha el macho de friso intentaba molestar al halcón y en la imagen inferior un instante previo antes de soltarla, probablemente por el peso del ánade, sobre el encharcamiento. Todo en menos de un minuto.
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS/ imagen: David García & Víctor Coello

martes, 26 de abril de 2016

Lavandera boyera "migrante desde Suiza" hace 60 años en Arévalo

 En el último nº de la revista La Llanura, editada por la Asociación de Cultura y Patrimonio de Arévalo "La Alhóndiga", se puede leer una interesante noticia publicada hace 60 años. El mensual "Arévalo" se hacía eco del hallazgo de un pajarillo muerto, de especie desconocida, cerca de la estación del ferrocarril a finales del mes de enero de 1956.
 En una de sus patas llevaba una anilla con la inscripción: "360354.-SEMPACH.-HELVETIA". El hecho fue comunicado a la Legación Suiza en Madrid. Pasado un tiempo se recibió comunicación desde el ministerio de Suiza a través de la cual se pudo saber que la Estación Ornitológica de Sempach, población próxima a Lucerna, pudo identificar al pajarillo y constatar el hecho que nos ocupa.
 Se trataba de una "Bergeronnette printanière" conocida en la Península Ibérica como "Lavandera boyera" cuyo nombre científico es -Motacilla flava- L 15-16 centímetros . La lavandera fue anillada el 29 de octubre de 1955, en Sempach, población histórica y comuna suiza del cantón de Lucerna a orillas del lago de Sempach, con 3325 habitantes en 2014 y lengua alemana.
 Durante todo el mes de abril estamos observando, como en años anteriores, una importante entrada de lavanderas boyeras, por estos territorios morañegos, procedentes de la invernada en África. El hecho de haber encontrado esta lavandera  a fínales del mes de enero nos indica que se encontraba de periplo migratorio hacia el continente Africano tras recorrer, como bien se indica en la noticia, una distancia de 1.250 km en dirección suroeste. Interesante noticia que nos hace reflexionar sobre los misterios de la migración de las aves y como pajarillos de tan pequeño tamaño son capaces de recorrer miles de kilómetros. Excelente trabajo de recopilación por parte del equipo redactor de "La Llanura".
GALÉRIDA ORNITÓLOGS/imagen: V.Coello