sábado, 21 de enero de 2012

persecución/sin palabras

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo que es triste es que le llamen asesino, alimaña, bestia....
Nosotros somos las bestias y alimañas; le hemos quitado sus territorios, le hemos deplazado, persiguido y dado muerte... Cientos de años después seguimos igual, cazable al N del duero y protegido al S(pero también cazable), y seguimos con el mismo ansia de matar, ansia de sentirse fuerte y dominante. Algún día nos extinguiremos nosotros mismos!!!!!

Yo también soy Lobo.

David García.