martes, 29 de julio de 2014

mantis palo en La Moraña

 Descubrí este ejemplar de empusa, también conocido como mantis palo -Empusa pennata- más bien por casualidad y reconozco que además era la primera vez.
Es parecida a la Mantis religiosa, aunque de mayor tamaño (de 10 a 13 cm). su diferencia más característica es que la hembra de -Empusa pennata- tiene una gran cresta en la cabeza y el abdomen es más ancho. Los ejemplares jóvenes no presentan el abdomen igual, sino que es como una protuberancia rugosa y empinada.
Ahí estaba, con total tranquilidad, esperando alguna ocasión. Son diurnos y carnívoros, se alimentan de otros insectos, entre ellos saltamontes y mariposas.
No hubo suerte y cambió de tallo y exposición. Viven en lugares cálidos, entre vegetación seca, que utiliza para caminar agarrándose a las pequeñas ramas y tallos, aunque pueden encontrarse en zonas de media montaña y con ciertas dosis de humedad.
Son muy voraces. La hembra no se come al macho tras aparearse. Las patas delanteras son fuertes y provistas de gruesas espinas para sujetar a las presas. Puede vivir hasta tres años.
El macho no tiene cresta y sus antenas son largas y plumosas, mientras que la hembra las tiene delgadas y formadas por puntos.
Finalmente si pudo atrapar entre sus espinosas patas delanteras a un incauto insecto...
... que fue devorando poco a poco.
De nuevo tranquilidad y a esperar una nueva ocasión cambiando de nuevo la ubicación sobre la mata de alcachofera o cardo comestible -Cynara cardunculus (L) Baill- de las imágenes.
GALÉRIDA ORNITÓLOGOS/imagen: V.Coello

No hay comentarios: