viernes, 13 de marzo de 2009

FAUNA DE LA UNIVERSIDAD

RANA VERDE o COMÚN -Rana perezi-
Familia
Ranidae (ver)

Los anfibios están estrechamente ligados a sus hábitats y biotopos de reproducción debido a su escasa capacidad de dispersión, lo que les hace especialmente sensibles a cambios locales concretos que impliquen la alteración, contaminación o destrucción de los mismos. Son también muy sensibles a las alteraciones ambientales lo que los hace importantes como bioindicadores de la salud de los sistemas ecológicos y su papel es fundamental en las redes alimenticias. Los anfibios son, en general, buenos bioindicadores de la calidad de los ecosistemas debido a su piel permeable a los agentes químicos y a su ciclo biológico, que comprende fase terrestre y acuática.
La actividad de los anfibios de desarrolla dentro de un rango estrecho de temperatura y humedad, como animales ectodermos que son, pero varía entre el periodo reproductor y a lo largo del año. Fuera del periodo reproductor, el límite inferior de temperatura de actividad suele situarse por encima de 13-16ºC de temperatura ambiental y por debajo de 30ºC, aumentando la actividad con una mayor humedad o precipitaciones. Muchas de estas especies, especialmente las terrestres, son casi exclusivamente nocturnas salvo durante el periodo reproductor, que suele asociarse a los periodos de temperaturas suaves y precipitaciones, es decir la primavera y en lugares cálidos el otoño.
La coloración verdosa, la línea vertebral y la ausencia de máscara temporal son características de este anuro (ver), fotografía de Alejandro García.
Existe una gran variedad de amenazas que afectan a la herpetofauna, no sólo por el número de especies, sino por las circunstancias ambientales o geográficas. La actividad humana está conduciendo a una crisis global de la biodiversidad y los problemas más graves para los anfibios son la destrucción directa, alteración y contaminación de los hábitats naturales, en especial los medios acuáticos reproductores. La posición de los anfibios en las redes alimenticias, como presas de otras especies de invertebrados y vertebrados, hacen que su rarefacción tenga una incidencia notable en el declive de otros grupos faunísticos, en especial aves y mamíferos.
detalle de la cabeza y los sacos vocales, fotografía A. García.
Típica rana de color verde no posee mancha temporal, característica de las ranas pardas. Hasta 100mm, el tamaño de las hembras, aunque en general no sobrepasan lo 80mm. Rana muy acuática, estilizada, con largas patas y amplias palmeaduras en las posteriores. Vientre blanquecino o grisáceo. Los machos poseen dos sacos vocales en las comisuras de la boca. Amplexus axilar. Se encuentra por todo el territorio de la Universidad de la Tierra de Arévalo con un amplio rango de distribución altitudinal.
detalle de la zona ventral, fotografía de A. García.
Ocupa todo tipo de medios acuáticos, independientemente de su cobertura vegetal, profundidad, corriente u otros aspectos. Soporta bien la contaminación, por lo que es muchas veces el único anfibio en zonas muy degradadas, cultivos, charcas eutrofizadas, etc. Es el anfibio menos amenazado en la Comunidad Autónoma de Castilla y León y único anfibio sometido a pesca deportiva.
Galérida Ornitólogos

No hay comentarios: