viernes, 16 de julio de 2010

FAUNA DE LA UNIVERSIDAD

JILGUERO –Carduelis carduelis L.-
Familia Fringillidae (ver)

El jilguero es un paseriforme muy popular. Muy extendido por todo el Territorio Natural de la Universidad de la Tierra de Arévalo así como por toda la Península Ibérica, es sedentario y nidificante abundante, con una importante presencia invernal de jilgueros europeos, según nos cuenta Luis José Martín -ornitólogo de Arévalo-. La recuperación de aves anilladas confirma la presencia de invernantes foráneos. En esta época y en otoño se comporta de manera muy gregaria y se agrupa junto con otros paseriformes formando grandes bandadas mixtas con gorriones molineros y chillones, pinzones vulgares y reales, verdecillos, verderones, lúganos, pardillos y ejemplares de especies de alaudidos. Estas concentraciones de pájaros suelen atraer a especies rapaces como el esmerejón, gavilán y aguilucho pálido, hábiles depredadoras de la extensa Llanura Cerealista. Es muy apreciado como pájaro de jaula, lo que origina una persecución continuada, en ocasiones de manera legal y controlada, por parte de los pajareros aficionados. Durante todo el año se muestra activo para alimentarse en zonas ecotonales entre medios arbolados y campos abiertos con cultivos y con la presencia de cardos silvestres, siendo un extraordinario especialista a la hora de extraer las semillas de estas plantas. También suele alimentarse en campos de cereal, girasoles sin cosechar e incluso en los maizales. Rara vez se alimentan en el suelo, aunque también pueden atrapar insectos, especialmente en verano. Comen también las semillas de pinos (Pinus spp.) y visitan en ocasiones los alisos (Alnus glutinosa) para comer los amentos.
14cm e inconfundible por la variada coloración que presenta. Se le conoce también como sietecolores con la siguiente descripción: es un pájaro de pequeño tamaño, de pico cónico, fuerte y muy alargado. Los machos presentan colores muy vistosos, con una máscara facial roja (denominada madroño), mejillas y garganta blancas y yelmo negro, pico blanco, cola y nuca negras, obispillo y vientre blancos, dorso pardo rojizo y pecho color café con leche. Las alas son de plumas negras con las puntas blancas, en el ala también presenta una franja de color amarillo especialmente visible cuando vuela. Los jóvenes presentan menor coloración y su cabeza es grisácea. El jilguero (ver) se adapta a muy variados hábitats, aunque nidifica generalmente en áreas humanizadas abiertas con árboles y arbustos aislados. Frecuente en praderas, sotos, estepas, pinares y choperas, parques y jardines.
La época de cría da comienzo a principios de mayo. El macho exhibe los galones dorados de las alas como parte del galanteo prenupcial, mientras se balancea de un lado a otro. El macho hace un reclamo y la hembra le responde balanceándose también. Él se posa al lado de la hembra y ella salta a otro palo cercano. Siguen saltando, haciendo reclamos y balanceándose en una especie de ritual denominado "hacer la rueda". El nido, compuesto de raíces entretejidas, tallitos, lana, musgo, líquenes y revestido de vilanos de cardo y de lana, suele ser construido por la hembra, comúnmente en la parte más inaccesible de una rama, aunque se encuentra también alguna que otra vez en un seto. Han sido varias las ocasiones en que los jilgueros han desatado los cordones de las etiquetas puestas en algunos arbustos frutales para entretejerlos seguidamente con el material de sus nidos. Los 4 ó 6 huevos son de color blanco azulado con motas o rayas rojas en el extremo, y miden 19 x 13 mm aproximadamente. La hembra los incuba sola durante doce o trece días, siendo alimentada en este tiempo por el macho. Después, a lo largo de igual plazo, ambos cuidan de nutrir a los polluelos. Las crías abren los ojos a los siete días de la eclosión. Al cabo de un mes se hallan completamente emplumados. Abandonan el nido a las 3 semanas. Se independizan por completo de sus padres a los 36 días después de nacer. (+info)
Fotografía: David García / GALÉRIDA ORNITÓLOGOS

No hay comentarios: