domingo, 7 de noviembre de 2010

POLÍTICA AGRARIA COMÚN

La Junta entregará más de 100.000 árboles a los agricultores de la Moraña
Política Agraria Comunitaria. Los agricultores, según la normativa que recoge la PAC, están obligados a plantar y conservar un árbol por hectárea cultivable con derecho a ayuda.
La Consejería de Medio Ambiente entregará más de 102.000 árboles a los agricultores de la Moraña, concretamente a los que están dentro de la comarca agraria de Arévalo-Madrigal. Con esta distribución se cumple uno de los requisitos legales establecidos en la Política Agraria Común (PAC), para los agricultores que reciben ayudas directas.
La Junta, que ya está tramitando las solicitudes, repartirá, en función de las características del suelo y en base de unos estudios previos, pinos (piñoneros o resineros) y encinas, para los suelos secos, y fresnos para los más húmedos. Según explicó Ángel Iglesias, jefe de la sección de Restauración de la Naturaleza de la Delegación Territorial de Ávila, a lo largo de este mes, y a través de los Ayuntamientos, organizaciones agrarias y oficinas comarcales agrarias, se comunicará a los agricultores el calendario de recogida de los árboles, que se realizará en cuatro puntos: Arévalo, Madrigal, Fontiveros y Hernansancho.
Según establece la norma, cada agricultor está obligado a plantar en su explotación un árbol por hectárea cultivable con derecho a subvención. La orden también permite plantar, con la autorización previa, en explotaciones de terceros, y establece que, como máximo, se puedan realizar agrupaciones de 250 árboles, aunque en todos los casos la superficie ocupada por cada ejemplar debe ser de cinco metros cuadrados. El no cumplimiento de esta norma le puede acarrear al agricultor en el futuro una penalización de las ayudas.
Pajares de Adaja. Un ejemplo de agrupación se va a dar en Pajares de Adaja, donde el Ayuntamiento, después de varias reuniones con los agricultores, está tutelando la aplicación de esta norma de la PAC. Jesús Caro, alcalde de la localidad, destacó que ya se han elegido las zonas, «una muy cercana al casco urbano. Una vez que hemos contado con el visto bueno de los agricultores, el Ayuntamiento se compromete a mantener los árboles en perfecto estado y ha identificarlos, para que cada agricultor sepa los que le corresponden. Nosotros en total vamos a plantar unos 2.300 árboles en fincas de masa común». Por otra parte, Ángel Iglesias también destacó que aunque esta normativa de la PAC ya se está aplicando en el resto de la provincia, será en la Moraña donde tenga más impacto, dado que es la comarca con más terreno cultivable y menos masas forestales. En este sentido, desde las diferentes organizaciones agrarias se ha destacado que en el resto de la provincia no ha tenido casi repercusión.

No hay comentarios: