martes, 4 de enero de 2011

DAÑOS OCASIONADOS POR CONEJOS

La Junta autoriza «medidas de control» por los daños ocasionados por los conejos
Se han establecido cupos para dar muerte a entre 150 y 300 animales dependiendo de la gravedad de los perjuicios a la agricultura. Los cazadores estiman que tendrán que solicitar más permisos.
La Junta de Castilla y León ha autorizado la aplicación de «medidas de control» para atajar los daños que los conejos están ocasionando en algunos términos municipales de La Moraña. De hecho, el domingo por la mañana Diario de Ávila pudo comprobar como, al parecer, varios cazadores ‘practicaban este deporte’ en Mingorría, precisamente uno de los ocho municipios en los que en agosto se suspendía el aprovechamiento cinegético, tal y como resolvió la Dirección General de Medio Natural, debido a los fallecimientos de casi 30 aves -muchas de ellas protegidas- por el uso de cebos envenenados. A finales de noviembre, ya obraban en poder de la delegación territorial de Ávila varias peticiones de los cazadores -«debido sobre todo a la presión de los agricultores»- para autorizar la caza en algunas zonas donde la presencia de conejos había hecho ya bastante mella en las cosechas precisamente por la proliferación de estos animales. Así, y tal y como informa el presidente de la Federación de Caza en Ávila, Emiliano Sastre, estas solicitudes salieron adelante y se permiten «medidas de control» no sólo en Mingorría, sino también en algunos de los otros cotos clausurados que son los de Pozanco, Peñalba de Ávila, El Oso, Riocabado, Gotarrendura, Las Berlanas y Santo Domingo de las Posadas: en total nueve cotos de ocho municipios. Para ellos y dependiendo de la gravedad de los perjuicios a la agricultura se habrían establecido cupos de entre 150 y 300 conejos. De momento el método tradicional de caza es el que se está aplicando aunque no se descarta la caza con hurón si la situación se agrava. Tampoco se descarta pedir más permisos para abatir a más piezas ya que según Sastre, «los agricultores nos han transmitido que creen que son pocos». A modo de ejemplo el presidente de la federación decía que si habitualmente en Mingorría se cazan 1.800 y ahora hay más porque no está permitido cazar, 300 son pocos. En cualquier caso desde la delegación de la Junta recuerdan que la suspensión de la actividad cinegética sigue vigente y que se trata exclusivamente de «medidas de control». De ellas se hablaba en el apartado cinco de la resolución de 11 de agosto de 2010 que contemplaba estas «medidas de control» de especies, ya fuere «por daños importantes a cultivos, a ganados, a bosques, caza, pesca, especies protegidas, instalaciones o a la salud y seguridad de las personas». Colaboración. Sastre destacó la colaboración con la Junta de Castilla y León en la gestión de este problema. «Hay que ir viendo si los cupos establecidos son suficientes», decía, y eso se hace con los controles, que son cada dos días para ver los animales que se han matado, lo que resta y si son o no suficientes. Las medidas de control aún se extenderán algunos días más y de lo que se trata, recordaba Sastre, era de paliar las pérdidas a los agricultores: «Para nosotros, los cazadores, las cosas no están mal, pero sí para ellos, sobre todo ahora que está saliendo la sementera». Los más aptos para llevar a cabo el control, defendió, son «los propios cazadores de los cotos que son los que conocen el terreno y la situación» defendió.

No hay comentarios: