jueves, 16 de octubre de 2008

FLORA DE LA UNIVERSIDAD

El ROSAL SILVESTRE o ESCARAMUJO -Rosa canina L.-
Familia Rosaceae

mata de rosal silvestre en las inmediaciones de la laguna de El Oso. otoño 2008
Los escaramujos o rosales silvestres son arbustos sarmentosos y enmarañados, de hoja caduca, que suelen medir entre 1 y 3 m. de altura, con los tallos armados de fuertes aguijones curvados en forma de garfio y ensanchados en la base. Las hojas son compuestas imparipinnadas, normalmente con 5 a 7 hojuelas aovadas o elípticas, lampiñas por ambas caras, con el margen aserrado y de un color verde intenso.
Florece de mayo a julio y maduran los frutos ahora, en el otoño. Estando presente en numerosos espacios con una gran amplitud ecológica.

detalle del enmarañado entre hojas y frutos.

De todos es conocido que el nombre del rosal, Rosa, nos lo legaron los romanos, sobre todo los que estudiaron latín y lo tuvieron que recitar como ejemplo de la 1ª declinación; a su vez este nombre procede del griego rhodon: rosa. Rosa canina, es decir, rosa de perro, es la transcripción latina del nombre griego del rosal silvestre: Kynorhodon, según algunos, nombre despectivo y según otros, dado en recuerdo de que sus aguijones se asemejan a los colmillos de este animal; o porque se uso contra la rabia.

frutos o escaramujos.

El fruto, llamado escaramujo o tapaculo, está formado por el receptáculo que se torna carnoso y toma un color rojo y una forma aovada; su interior contiene numerosos huesecillos -los verdaderos frutos en núcula- y está tapizado de pelillos irritantes; recibe en botánica el nombre de cinorrodon (de Kynorhodon, su nombre griego).

Permanecen en la mata hasta que sirven de alimento invernal a numerosos animales que actúan como dispersadores de sus semillas, especialmente mamíferos carnívoros como los zorros y garduñas. Entre las aves destacan con diferencia los mirlos y zorzales; seguidos de las palomas torcaces y en menor medida por petirrojos y currucas capirotadas. Las semillas son buscadas por los verderones que las consumen tras romper el fruto a picotazos. El ratón de campo corta los frutos y lo transporta a sus despensas para comer sus semillas.

Los escaramujos gozan de propiedades astringentes y se han usado, lo mismo que la raiz, en cocimiento, para cortar las diarreas; más interesante es su riqueza en vitaminas carotenoides (provitamina A), vitamina P y sobre todo vitamina C, por lo que se consideran tradicionalmente como un excelente antiescorbútico. Se comen crudos, quitándoles previamente los huesecillos y pelos que contienen, los primeros algo tóxicos, los segundos irritantes; también se fabrica con ellos mermeladas o preparados farmaceúticos como extractos fluidos o tinturas.

fotografía: V. Coello

1 comentario:

Toño Salazar dijo...

Mi tío me contaba por qué lo llamaban tapaculos: no por sus propiedades astringentes sino porque en medio de la estepa castellana, cuando a uno le entraba un apretón, muchas veces era éste el único arbustillo disponible para aliviarse y que te tapase el culo de miradas indiscretas.